ENDODONCIA

La Endodoncia engloba aquellas intervenciones que se realizan para intentar conservar un diente que de otra manera tendría que ser extraído. Consiste en la eliminación del tejido pulpar (“nervio”), que está dentro de las raíces dentarias, para mantener el diente y su función masticatoria.

Tras el tratamiento de endodoncia será necesaria la reconstrucción del diente para que éste recupere su función completamente. En nuestra clínica, siempre que sea posible, aconsejaremos la conservación de tu diente frente a otras técnicas más agresivas, ya que hay que tener en cuenta que ninguna forma de sustitución, incluida el implante, puede competir con un diente natural en cuanto a estética o propiocepción se refiere.

ENDODONCIA MICROSCÓPICA

Cuando se realiza una endodoncia microscópica se accede a los conductos de las raíces del diente y con unos instrumentos específicos y se eliminan los tejidos enfermos de su interior, desinfectándolos.

Una vez los conductos radiculares están desinfectados, se pasa al sellado de los mismos con un material diseñado para ese fin. De esta manera, se impide que el diente se colonice por bacterias y cause una infección. La dificultad de este tipo de tratamientos conlleva, en la mayoría de ocasiones, la necesidad de realizarlos con la ayuda de un instrumento de magnificación para la visión.